Opinión

El fijarle al maíz nacional un “precio de gallina flaca”, nos indicaba que se planificaba un gran negocio por parte de las nuevas asociaciones de maletín conformadas principalmente por personal activo y en situación de retiro de la Fuerza Armada Nacional Bolivariana.
Con lo que se vive hoy en Nicaragua, con ese estado de situación, hablar de reformar y reforzar el sistema electoral parece una broma, un chiste de muy mal gusto.
Con la hiperinflación el trabajo pierde sentido. Quienes son responsables de las políticas que dan lugar a este estado, incurren en un tipo de genocidio de los trabajadores.
Es un mandato superior para todos defender a la patria y a la república, afirmar los valores y bienes fundamentales de las mismas sin los cuales seríamos culpables de los peores y más vergonzosos actos contra ella que sancionarán inapelables los pueblos y la historia.
Y el bravo pueblo está resucitando. Un joven con una sonrisa luminosa nos asegura que “vamos bien” y que “pronto regresarán los que se han ido”. Y le creemos, porque tenemos razones para creerle.
Template by JoomlaShine